Tensión nuclear: Francia analiza restablecer dialogo con Irán

Irán confirmó que mientras no lleguen a un acuerdo seguirá dando pasos cada 60 días en la reducción de los compromisos, un proceso que "puede acabar con la salida de Irán del acuerdo".

    processing...
    Tensión nuclear: Francia analiza restablecer dialogo con Irán
    EFE
    El presidente francés, Emmanuel Macron en el Palacio del Elíseo, en París, Francia.

    El presidente francés, Emmanuel Macron, analizó con su homólogo iraní, Hasan Rohaní la forma de restablecer el diálogo con todas las partes sobre el programa nuclear de Teherán y le manifestó su "fuerte preocupación" por el riesgo de que el acuerdo resulte todavía más debilitado.

    En un comunicado, el Elíseo explicó que los dos mandatarios convinieron en "explorar de aquí al 15 de julio las condiciones para restablecer el diálogo entre todas las partes".

    En los próximos días -añadió la presidencia francesa- Macron "continuará sus consultas con las autoridades iraníes y con los socios internacionales implicados para la necesaria desescalada de las tensiones" en torno al programa nuclear iraní.

    La conversación telefónica entre los dos presidentes, que duró más de una hora, se produce cinco días después de que Irán superara el límite de 661 libras de uranio enriquecido al 3.6%.

    Iran advierte de sus intenciones

    Iran advierte de sus intenciones

    El presidnete Ruhani anunció que el país aumentará el almacenamiento de uranio; sube la tensión en el Golfo Pérsico.

    (Publicado miércoles 3 de julio de 2019)

    Ése es el tope que le permite el compromiso firmado en 2015 con Alemania, China, Francia, Estados Unidos, el Reino Unido y Rusia, por el que Teherán aceptaba limitar el alcance de su programa atómico a cambio del levantamiento de sanciones.

    Un compromiso del que el año pasado se salió Estados Unidos, que además ha impuesto nuevas sanciones a Irán que afectan en especial a sus exportaciones de petróleo, vitales para su economía.

    Macron, además de señalar a Rohaní su inquietud por el riesgo de que ese acuerdo se vea más debilitado, le hizo notar las consecuencias que de ahí se derivarían, en alusión a la posibilidad de nuevos incumplimientos.

    Sin embargo, Irán anuncio este domingo que ha comenzado de todas maneras a enriquecer uranio a una pureza superior al 3.67 %, al expirar el ultimátum de 60 días que las autoridades de Teherán habían dado a los signatarios europeos del acuerdo nuclear para compensar el impacto de la retirada unilateral de ese pacto por parte de Estados Unidos.

    El portavoz de la Organización de la Energía Atómica de Irán, Behruz Kamalvandí, señaló que "en unas horas, se completará la labor técnica y el proceso de enriquecimiento superará el 3.67 %" en una rueda de prensa conjunta con el viceministro de Exteriores y negociador nuclear iraní, Abas Araqchí, difundida por la televisión estatal.

    Kamalvandí no preciso el limite de la necesidad de Irán pero explicó que según la decisión de las autoridades del país, el nivel del enriquecimiento de uranio podrá ir aumentando.
    "Para las centrales eléctricas se necesita el enriquecimiento al 5%, para temas de medicina nuclear al 20% y para la propulsión nuclear al 60%", detalló.

    Las medidas anunciadas el domingo por Irán responden a la segunda fase de reducción de sus compromisos adquiridos tras la firma del acuerdo nuclear al sentirse muy perjudicada por su aplicación, especialmente tras la salida de Estados Unidos.

    En la primera fase que comenzó en el mes de mayo, el Gobierno de Teherán sólo amplió el peso de las existencias del material de agua pesada y uranio enriquecido al 3.67 % que disponía, mientras en esta segunda advirtió de que aumentaría los niveles de enriquecimiento del uranio, tal y como parece que ha hecho.

    Otro medida que iba a implementar Irán en esta segunda fase afectaba al reactor de agua pesada de Arak, que con el acuerdo nuclear y debido a su capacidad de producción de plutonio, material que puede ser usado para la bomba nuclear, se llenó de cemento y se planteó rediseñarlo.

    Araqchí, sin concretar fechas, señaló que "la modernización del reactor de Arak se ha pospuesto", pero si los firmantes que permanecen en el acuerdo nuclear no logran avances, "lo volveremos a la situación anterior".

    Aseguró que la República Islámica de Irán está interesada en mantener el acuerdo nuclear, pero mientras no se cumplan algunas de sus peticiones seguirá dando pasos cada 60 días en la reducción de los compromisos, un proceso que "puede acabar con la salida de Irán del acuerdo".

    Si los europeos mediante el Apoyo al Intercambio Comercial (Instex, en sus siglas en inglés) u mediante alguna otra vía, hubieran cumplido con las expectativas de Irán "ahora no estaríamos en esta etapa".

    Sobre todo, los europeos no lograron hacer nada en áreas de venta de petróleo y el acceso a sus ingresos, se lamentó Araqchí quien reconoció que en la otra parte existe la voluntad política de conseguir una solución práctica.

    Teherán cree que el mecanismo de Instex que busca sortear las sanciones de EEUU para mantener relaciones comerciales con Irán, es positivo, pero insuficiente.

    Por eso, en mayo, cuando se cumplía un año de la salida de EEUU del acuerdo, el presidente iraní, Hasán Rohaní, dio un ultimátum de 60 días al resto de países firmantes (Rusia, China, Francia, el Reino Unido y Alemania), al advertirles de que Irán comenzaría a incumplir el pacto si no le garantizan las exportaciones de petróleo y las transacciones bancarias.

    Las autoridades de Irán en varias ocasiones han recomendado a Estados Unidos dar fin a las sanciones y volver a la mesa de negociaciones.

    Araqchí reiteró el domingo que Washington podrá volver a asistir a las negociaciones sobre el acuerdo nuclear "si se eliminan las sanciones" que ha impuesto contra Irán.