Hallan pesticidas en niños de comunidad de Jalisco

    processing...

    Jalisco: residuos pesticidas en el organismo

    Jalisco: residuos pesticidas en el organismo.

    (Publicado martes 17 de septiembre de 2019)

    A simple vista parece un pulmón de vida para quienes ahí habitan, pero los pobladores de Autlán, en el estado de Jalisco, dicen que toda esa zona de siembra está condenando a sus hijos una doloroso futuro.

    "Es la salud de nuestros hijos, es el futro de ellos", dice Gisella Cisneros.

    La mujer no puede contener el llanto al contar que su pequeña es una de las afectadas por los pesticidas con los que riegan los campos de cultivo en esa comunidad. Dice que hace años que presentaba síntomas, pero nunca imagino la gravedad.

    "Como está en la adolescencia casi no le poníamos atención y yo le decía a lo mejor porque no comes o te malpasas", dice Cisneros.

    Sin embargo, al ver que otros niños y jóvenes estaban igual, las madres pidieron a la Universidad de Guadalajara que les hicieran estudios, con lo que -dice el investigador Alejandro Peregrino-, encontraron afectaciones en los alumnos de kinder, primaria y sobre todo en los de telesecundaria.

    "En todos los niños, es decir el 100% de los de la secundaria había presencia de tres plagicidas. Otros dos eran en proporciones menores", dice Peregrino.

    Carlos estudia en el plantel y, como sus compañeros,  se sentía enfermo, sobre todo en las horas en que los campesinos riegan los herbicidas donde cosechan pepinos.

    "Sentí dolor de cabeza, náuseas y pocas veces dolor de estómago", dice Carlos.

    Otros menores han presentado problemas homonales, dicen sus familares, y saben que las consecuencias podría ser peores.

    En respuesta, la Secretaría de Salud de Jalisco ofreció capacitar a los padres de familia y alumnos sobre medidas preventivas e identificación de riesgos y a los agricultores sobre el manejo de estas sustancias.

    Pero los pobladores piden medidades radicales.

    "Va a seguir la cadena del problema", considera Karla Padilla, madre de uno de los afectados.

    Y es más sencillo, indican, que muevan las parcelas a que se vaya las escuelas y los pueblos enteros.