California

Médicos de California apoyan medida para que el estado les pague más por ver pacientes con Medicaid

El programa de seguro médico financiado por los contribuyentes para personas de bajos ingresos ahora cubre a uno de cada tres residentes del estado.

Shutterstock

SACRAMENTO, California - El gobernador de California, Gavin Newsom, acordó el año pasado un aumento de impuestos que tenía dos objetivos.

Uno, ayudar a equilibrar un presupuesto con un déficit multimillonario, y el otro, pagar a los doctores más dinero por tratar a pacientes cubiertos por Medicaid, el programa de seguro médico financiado por los contribuyentes para personas de bajos ingresos que ahora cubre a uno de cada tres residentes del estado.

Un año después, California depende de este impuesto más que nunca. Newsom lo aumentó nuevamente en marzo para ayudar a cubrir otro déficit multimillonario este año. Y propone aumentarlo por tercera vez para generar aún más dinero a medida que el déficit sigue creciendo.

Pero muchos de los médicos que se suponía que verían un aumento en sus tarifas de Medicaid aún no lo han conseguido. Ahora, citando el déficit presupuestario, Newsom quiere retirarse del acuerdo que hizo con los médicos el año pasado, que habría tomado alrededor de $5,400 millones del impuesto para aumentar sus tarifas a partir de enero de 2025.

La propuesta de Newsom no fue una sorpresa para la comunidad médica de California, que ha visto al estado aumentar sus tarifas antes, para luego dar marcha atrás durante una recesión económica. Pero los médicos tienen algo este año que no habían tenido en el pasado: influencia. La semana pasada, calificaron para colocar en la boleta electoral de noviembre una medida que obligaría al estado a pagarles más por el tratamiento de pacientes de Medicaid.

Si los votantes lo aprueban, los médicos obtendrían su aumento sin importar lo que decidan Newsom y la Legislatura estatal.

"He existido el tiempo suficiente para vivir promesas cumplidas y promesas incumplidas", dijo Dustin Corcoran, director ejecutivo de la Asociación Médica de California, que apoya la iniciativa. "La medida electoral cambia ese cálculo para todos los proveedores del estado", aseguró.

Este es el más reciente ejemplo de realización de presupuesto mediante las urnas en California, donde el proceso de iniciativa ofrece a los grupos de interés frustrados una forma de eludir a la Legislatura estatal. Las leyes aprobadas por los votantes en California ya exigen que el estado en ocasiones devuelva una parte de los superávits presupuestarios a los contribuyentes y garantice que los legisladores gasten alrededor del 40% del presupuesto en educación pública cada año. Otra también amenaza con retener los salarios de los legisladores si no aprueban un presupuesto antes del 15 de junio de cada año.

Estas medidas, si bien son populares entre los votantes, pueden dejar a los legisladores con menos opciones cuando intentan cerrar un déficit presupuestario o prepararse para uno en el futuro. Según Corcoran, es una de las razones por las que los funcionarios de la administración de Newsom han tenido conversaciones con los médicos sobre la posibilidad de retirar esta última medida de la boleta electoral. La fecha límite para hacerlo es el 27 de junio.

La Legislatura estatal, controlada por los demócratas, tiene su propia propuesta que retrasaría los aumentos de tarifas un año en lugar de eliminarlos por completo. El asambleísta demócrata Akilah Weber, que también es médico, dijo que mantendría la promesa del estado de aumentar las tarifas y al mismo tiempo convencería a más médicos para que acepten Medicaid.

Pero John Baackes, director ejecutivo de L.A. Care Health Plan, dijo que la propuesta de la Legislatura es "un bonito gesto, pero lo único que hace es patear la lata por el camino".

"Todo el mundo está realmente abatido porque el estado nunca conseguirá que el reembolso de Medicaid llegue a donde debería estar", expresó.

El impuesto médico se aplica a las organizaciones de atención que tienen contratos con el estado para administrar los beneficios de Medicaid. En su mayor parte, estos grupos acogen con agrado el impuesto porque genera más dinero del gobierno federal.

La población de Medicaid de California ha crecido en los últimos años, ahora que las personas de bajos ingresos son elegibles para el programa, independientemente de su estatus migratorio. Newsom ha prometido proteger esa expansión. Es una de las razones por las que propuso retirarse del acuerdo para pagar más a los médicos por tratar a los pacientes de Medicaid, argumentando que el dinero se gasta mejor para garantizar que el estado no tenga que recortar beneficios para equilibrar el presupuesto, según H.D. Palmer, portavoz del Departamento de Finanzas de California.

Pero muchos pacientes de Medicaid están teniendo dificultades para encontrar médicos que los atiendan, principalmente porque no les pagan mucho por hacerlo. Es especialmente cierto cuando se necesita ver a un especialista, porque una demora prolongada a menudo puede transformar un problema médico menor en uno mayor, según el Dr. Ilan Shapiro, corresponsal en jefe de salud y director de asuntos médicos de AltaMed Health en Los Ángeles.

"Se necesita un tiempo para que alguien atienda a los pacientes, a veces meses", dijo.

Corcoran afirma que la medida electoral, si se aprueba, convencería a más médicos a aceptar pacientes de Medicaid porque sabrían que, esta vez, los aumentos de tarifas se mantendrían.

"La primera pregunta no debería ser: '¿Tiene usted un seguro comercial o Medicaid?' cuando intenta conseguir una cita", indicó.

Contáctanos