Michigan

Tiroteo en escuela de Michigan: padres de sospechoso se declaran no culpables tras arresto

En Estados Unidos, es inusual que los padres sean imputados en tiroteos escolares cometidos por sus hijos.

Telemundo

Los padres del adolescente acusado de matar a cuatro estudiantes en un tiroteo en una escuela secundaria fueron encontrados escondidos en un edificio de Detroit.

PONTIAC, Michigan - Los padres de un adolescente acusado de matar a cuatro estudiantes en un tiroteo en Oxford High School fueron encontrados escondidos en un edificio de Detroit la madrugada del sábado, varias horas después de que un fiscal presentara cargos de homicidio involuntario en su contra, dijeron las autoridades.

James y Jennifer Crumbley fueron capturados en un edificio comercial que albergaba obras de arte, dijo el jefe de policía de Detroit, James E. White, en una conferencia de prensa.

En su primera audiencia, la pareja se declaró no culpable de los cuatro cargos de homicidio involuntario que enfrentan.

El juez dijo que los Crumbleys son una "amenaza al público y representan un riesgo de fuga", por lo que les fijó una fianza de $500,000 a ambos y la condición de ser monitoreados con un GPS, entregar todas sus armas de fuego y recibir pruebas frecuentes de alcohol y sustancias controladas.

La abogada de los Crumbleys, Shannon Smith, dijo el viernes que la pareja se había ido de la ciudad a principios de semana "por su propia seguridad" y que regresarían a Oxford para enfrentar cargos.

Pero White pareció descartar la posibilidad de que esa fuera su intención. "Esto no es indicativo de entregarse, esconderse en un almacén", dijo White.

Tras el anuncio del arresto policial, los abogados de los Crumbleys volvieron a decir que "tenían toda la intención de entregarlos a primera hora de esta mañana para la lectura de cargos, contrariamente a la desinformación que ha sido desenfrenada en los medios de comunicación".

CÓMO FUERON LOCALIZADOS Y DETENIDOS

DPD recibió una llamada al 911 del dueño de un negocio que observó un vehículo sospechoso en su estacionamiento en Bellevue.

El individuo vio a una mujer cerca del automóvil y cuando llamó al 911, ella supuestamente huyó a pie.

Después de una búsqueda exhaustiva por parte del DPD, incluidas las unidades K-9 de Detroit, ambos fugitivos fueron localizados y arrestados.

El alguacil del condado de Oakland, Mike Bouchard, dijo que respalda "al 100%" el cargo de terrorismo contra el sospechoso.

White dijo que la pareja "recibió ayuda para entrar al edificio" y que una persona que los ayudó también podría enfrentar cargos.

Los dos serán transportados a la cárcel del condado Oakland.

SE HABÍA OFRECIDO RECOMPENSA DE MÁS DE $10,000

La Oficina del Alguacil de Estados Unidos había anunciado la noche del viernes una recompensa de más de $10,000 por información que condujera al arresto de James y Jennifer Crumbley, padres del sospechoso del tiroteo en Michigan.

EEUU ofrece más de $10,000 de recompensa por cada uno de los padres.

Las autoridades estatales y federales buscaban este viernes a los padres de un adolescente de Michigan acusado de matar a cuatro estudiantes en una escuela secundaria que horas antes habían sido acusados de homicidio involuntario en relación al caso.

Las autoridades del condado Oakland iniciaron una búsqueda con ayuda del FBI y de alguaciles federales después de que ninguno de los padres contestara llamadas telefónicas ni se encontrara en su residencia.

POR QUÉ LOS PADRES FUERON ACUSADOS

Una fiscal presentó cargos de homicidio involuntario contra los Crumbley el viernes, acusándolos de no intervenir el día de la tragedia a pesar de haber sido confrontados con un dibujo y un mensaje escalofriante -"sangre por todas partes"- que se encontró en el escritorio del niño.

La fiscal del condado de Oakland, Karen McDonald, dijo que los padres cometieron actos “tremendos”, como comprar un arma, dar a Ethan Crumbley, presunto autor del tiroteo, acceso a ella y negarse a intervenir cuando los llamaron a la escuela y les mostraron los dibujos perturbadores de su hijo.

El chico regresó a clase, luego salió de un baño con una pistola con la cual disparó a los estudiantes en el pasillo, según la policía.

Después de los disparos, Jennifer Crumbley envió un mensaje de texto a su hijo en el que dijo, “Ethan, no lo hagas”, aseguró McDonald.

“La intención de estos cargos es que los individuos que contribuyeron a esta tragedia rindan cuentas, y a la vez enviar el mensaje de que los dueños de armas tienen responsabilidades”, dijo McDonald. “Cuando no cumplen con esa responsabilidad, hay consecuencias graves y criminales”.

La ley de Michigan establece que se puede acusar a personas de ese cargo si los fiscales consideran que contribuyeron a una situación en la que existía peligro de daños o muerte.

En Estados Unidos, es inusual que los padres sean imputados en tiroteos escolares cometidos por sus hijos, pese a que la mayoría de las armas usadas son obtenidas por los menores de la casa de un padre u otro familiar, dijeron expertos.

TIROTEO ESCOLAR: LO QUE SE SABE

Las autoridades dicen que Ethan Crumbley abrió fuego poco antes de la 1 p.m. martes en la escuela secundaria Oxford, unas 33 millas al norte de Detroit. Siete estudiantes y un docente recibieron heridas antes de que Crumbley se entregara a los agentes de policía.

Cuatro estudiantes murieron y otras siete personas resultaron heridas en el ataque. Tres estaban hospitalizadas en condición estable.

James Crumbley llamó al 911 para decir que faltaba un arma en su casa y que Ethan podría ser el tirador. El arma estaba guardada en un cajón sin llave en el dormitorio de los padres, dijo McDonald.

El arma semiautomática fue comprada legalmente por James Crumbley la semana pasada, dijeron los investigadores.