Biden viaja a planta automotriz que acaba de reabrir sus puertas en Chicago

Este jueves, Biden visitará Belvidere para mostrar la planta automotriz, que reabrió sus puertas como parte del acuerdo de una huelga selectiva del sindicato United Auto Workers.

Telemundo

CHICAGO - El presidente Joe Biden fue a Chicago el 28 de junio para dar un discurso histórico sobre “Bidenomía”, sólo para enterarse en privado durante el viaje sobre una fábrica de automóviles que pronto cerrará, noticia que fue un desafío a su visión del país.

La perspectiva de cerrar una planta de Stellantis en la pequeña ciudad de Belvidere se convirtió en una prioridad inmediata para Biden. Ordenó un análisis económico y habló con funcionarios de la empresa sobre la planta, según funcionarios de la Casa Blanca. El presidente quería demostrar que sus políticas podían ser beneficiosas para los trabajadores, en lugar de repetir las décadas de cierres de fábricas que habían destruido partes del Medio Oeste y alimentado una profunda división política.

Este jueves, Biden visitará Belvidere para mostrar esa misma planta automotriz, que reabrió sus puertas como parte del acuerdo de una huelga selectiva del sindicato United Auto Workers.

La reapertura "va al corazón de quién es él, al corazón de su visión del país y de cómo lo dirige", dijo Jen O'Malley Dillon, subjefa de gabinete de la Casa Blanca.

Stellantis, el fabricante de vehículos Jeep, Dodge y Ram, acordó volver a contratar a 1,200 empleados para construir una camioneta y agregar otros 1,300 trabajadores para una fábrica de baterías.

La resolución de la huelga fue una victoria temprana para lo que Biden dice que es una economía centrada en los trabajadores. Pero el éxito de la fábrica y del contrato tentativo con los trabajadores dependerá en última instancia de la capacidad de los fabricantes de automóviles de seguir generando ganancias a medida que avanzan hacia los vehículos eléctricos en un mercado competitivo.

El presidente de EEUU dio detalles de la ayuda que está dando en la región, incluyendo en la Franja de Gaza.

Muchos votantes todavía se sienten pesimistas con respecto a la economía en general y hay una pregunta abierta sobre si el contrato del UAW y las señales de que los salarios superan la inflación pueden cambiar sus puntos de vista. En las encuestas, los adultos estadounidenses siempre han otorgado a Biden bajas calificaciones en la economía después de un estallido de inflación cuando la pandemia comenzó a retroceder.

O'Malley Dillon dijo que los contratos del UAW y la reapertura de la planta automotriz reflejan un mayor enfoque en los trabajadores por parte del presidente. Las enfermeras sindicalizadas, los camioneros y otros también negociaron para recibir aumentos salariales presionando a sus empleadores para que reconocieran el valor de su trabajo. Es una tendencia más amplia durante el año pasado que fue posible en parte gracias a un mercado laboral sólido, ya que la tasa de desempleo se encuentra en un saludable 3.9%.

Los sindicatos tienden a ser partidarios confiables de los demócratas. Pero al hablar en fábricas y locales sindicales, Biden también está tratando de llegar a los votantes obreros descontentos que encontraron una voz en el favorito republicano y expresidente Donald Trump.

El presidente Joe Biden viajó a Israel pocas horas después del bombardeo a un hospital en Gaza que dejó al menos 500 muertos. Israel dice que no es responsable del ataque. Para ver más de Telemundo, visita https://www.nbc.com/networks/telemundo

Biden sostiene que las innovaciones dentro del sector automotriz, como los vehículos eléctricos, no deberían provocar despidos ni cierres de fábricas.

"La filosofía del presidente es que cuando hay un cambio tecnológico, el primer objetivo de las empresas industriales debería ser reequipar, modernizar y volver a contratar en la misma comunidad", dijo Gene Sperling, un alto asesor de la Casa Blanca que sirvió de enlace con la UAW y los fabricantes de automóviles durante La huelga.

Trump ha dicho que el aumento de los vehículos eléctricos respaldado por la administración Biden provocará pérdidas de empleos en las fábricas. Ha sugerido que el trabajo migrará a China y que Estados Unidos debería seguir con los vehículos propulsados por gasolina, a pesar de que las emisiones empeoran el cambio climático.

El mandatario se dirigió a la nación tras una llamada al primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu.

El cambio a los vehículos eléctricos conlleva un riesgo para los fabricantes de automóviles. Las ventas han comenzado a desacelerarse en medio de preocupaciones sobre la recarga y el alto precio de los vehículos, a pesar de los incentivos fiscales diseñados para mejorar la asequibilidad.

Este jueves, Biden se reunirá con el presidente de la UAW, Shawn Fain, y el gobernador de Illinois, J.B. Pritzker. Se espera que Biden aterrice aproximadamente a las 11:25 a.m. en Rockford, donde Pritzker lo recibirá.

El UAW aún tiene que respaldar a Biden para las elecciones de 2024, a diferencia de la mayoría de los otros grandes sindicatos.

Durante la huelga de casi 45 días que afectó a General Motors, Ford y Stellantis, la Casa Blanca optó por hablar con todas las partes y al mismo tiempo permitió que el UAW ejecutara su estrategia de paros laborales específicos. Biden tomó la medida históricamente sin precedentes de unirse a los trabajadores en el piquete, una primicia presidencial.

En las llamadas que los funcionarios de la Casa Blanca tuvieron con Stellantis, nunca se presionó a la compañía para que abriera la fábrica de Belvidere, pero Biden planteó el asunto. Su decisión de simpatizar con los trabajadores a medida que se intensificaba la huelga conllevaba cierto riesgo político, ya que las altas tasas de interés de los préstamos para automóviles y la inflación derivada de la pandemia se han convertido en puntos de crítica por parte de los legisladores republicanos.

Los contratos, si son aprobados por 146,000 miembros del sindicato en las próximas semanas, aumentarían drásticamente los salarios de los trabajadores del sector automotriz. Obtendrían aumentos salariales y ajustes por costo de vida que se traducirían en un aumento salarial del 33%. Los trabajadores más importantes de las plantas de ensamblaje ganarían aproximadamente 42 dólares por hora.

Derechos de autor AP - Associated Press
Contáctanos