“Mano derecha” de “El Chapo” pasará 15 años en la cárcel

Vicente Zambada expresó arrepentimiento y pidió perdón en una corte de Chicago.

    processing...

    “Mano derecha” de “El Chapo” es sentenciado a 15 años

    Vicente Zambada, mano derecha de El Chapo Guzmán, recibió una sentencia de 15 años por sus actividades de coordinador logístico del Cartel de Sinaloa en los Estados Unidos. 

    (Publicado viernes 31 de mayo de 2019)

    CHICAGO- El mexicano Vicente Zambada Niebla, coordinador logístico del Cartel de Sinaloa en los Estados Unidos, fue sentenciado este jueves a 15 años de prisión, una pena menor de la esperada por su colaboración con los fiscales federales.

    En una audiencia que estuvo rodeada de medidas extraordinarias de seguridad, el juez federal Rubén Castillo dijo que su decisión de condenarlo a dos años menos de los 17 sugeridos por los fiscales del Distrito Norte de Illinois se debía a las consecuencias de la "tremenda y extensa colaboración" de Zambada, conocido como "Vicentillo", por el Gobierno.

    También el juez tuvo en consideración el extenso confinamiento en solitario que ha sufrido el reo, y el hecho de que haya tenido que esperar 10 años para ser sentenciado.

    De los 15 años de la condena se descontará casi una década que ha transcurrido en una prisión de máxima seguridad en Michigan, desde que fue extraditado de México en 2010.

    Además, Zambada Niebla podría quedar libre con buena conducta en cinco años.

    El juez Castillo defendió la colaboración del narco con los investigadores, porque "eso es algo que súbitamente muchos ven con desdén, pero francamente no lo entiendo desde mi experiencia de 25 años en la judicatura", dijo.

    "A mi entender, usted no traicionó a El Chapo (Guzmán), usted cooperó con los Estados Unidos", señaló el letrado.

    "Vicentillo" tuvo más de 100 entrevistas con las autoridades federales estadounidenses desde que fue extraditado de México y, según los fiscales, aportó información que permitió llevar a juicio en cortes de Estados Unidos a "decenas de blancos de alto nivel" y a "cientos de asociados" del cartel.

    Incluso fue testigo contra el capo del Cártel de Sinaloa, Joaquín "El Chapo" Guzmán, quien fue juzgado en enero en Nueva York y aguarda sentencia, posiblemente de cadena perpetua.

    Castillo también expresó que "muchos en Washington quieren construir un muro, cuando la mayoría de la droga que proviene de México llega de una forma en que un muro no serviría para nada".

    "Si hay una guerra contra las drogas, la hemos perdido", agregó.

    "Vicentillo", hijo del número dos del cártel, Ismael "El Mayo" Zambada, podía haber sido condenado a la prisión perpetua por su papel en la coordinación del transporte de toneladas de cocaína en aviones de carga, trenes y hasta submarinos para su venta en los EE.UU.

    La droga era llevada de Colombia a México y desde el vecino país llegaba a Chicago para ser distribuida a todo el país.

    Por los mismos medios regresaban a México millones de dólares obtenidos con la venta de drogas.

    Zambada Niebla habló en español, con la ayuda de un intérprete, y pidió perdón por "algunas malas decisiones" que tuvo, "que reconozco y de las cuales me responsabilizo totalmente", dijo.

    "Hoy siento que puedo ser un mejor padre, un mejor esposo, así como un mejor hijo y sobre todo un mejor ser humano", agregó. Lee aquí el testimonio completo 

    La fiscal asistente Erika Csicsila dijo en la audiencia que Zambada Niebla y su familia "vivirán el resto de sus vidas en peligro de ser asesinados" por haber delatado al cartel.

    Pero el Gobierno de los EE.UU. planea protegerlo cuando quede en libertad "y está confiado en que podrá hacerlo efectivamente", afirmó la fiscal.

    Otros integrantes de la misma causa contra el Cartel de Sinaloa en Chicago ya han sido sentenciados, entre ellos los hermanos mellizos Pedro y Margarito Flores, que trabajaban con Zambada Niebla y también se convirtieron en informantes del Gobierno.

    Los dos recibieron penas de 14 años cada uno por su participación en el tráfico de drogas en Chicago y otras ciudades estadounidenses.