corte suprema

California busca ser “santuario” para abortos, mientras más estados limitan este procedimiento

La propuesta contempla financiar los gastos de cierto grupo de mujeres que viajen al estado a interrumpir su embarazo.

Con más de una docena de estados listos para prohibir el aborto si la Corte Suprema de Estados Unidos les da luz verde el próximo año, las clínicas de California y sus aliados en la legislatura estatal, revelaron que harán del estado un “santuario” para quienes las mujeres que buscan interrumpir el embarazo.

La organización Concejo del Futuro de Aborto en California, creada por el gobernador Gavin Newsom e integrado por más de 40 grupos de apoyo y proveedores, publicó una lista de 45 recomendaciones para que el estado considere si la Suprema Corte anula la decisión Roe v. Wade, que veta a los estados de prohibir el aborto y data de hace 48 años.

“Seremos un santuario”, dijo Newsom en declaraciones recientes a  The Associated Press. Agregó que está conciente de que los pacientes viajarán a California de otros estados para buscar practicarse abortos.

De prosperar la propuesta, podría incluir la posibilidad de pagar traslados, alojamientos y procedimientos para las mujeres que viven en otros estados.

La decisión final se espera que llegue en junio del 2022.

En una entrevista dijo que algunos de los detalles del reporte serán incluidos en la propuesta presupuestaria de enero.

“Estamos buscando maneras de apoyar esa realidad inevitable y de buscar maneras de expandir nuestra protección”, agregó el gobernador demócrata.

CÓMO SE FINANCIARÍA LA PROPUESTA

California paga ya por abortos para muchas residentes de bajos ingresos a través del programa Medicaid. Y es además uno de seis estados que requiere que los seguros privados cubran dicho procedimiento, aunque las pacientes pueden terminar pagando deducibles y copagos.

Pero el dinero no será un problema para los servicios de aborto financiados por California para pacientes de otros estados.

Las arcas de California se han disparado durante la pandemia, alimentando un superávit presupuestario récord este año. En 2022, la oficina del analista legislativo independiente del estado predice que tendrá un superávit de aproximadamente $ 31,000 millones.

Las filiales californianas de Planned Parenthood, una organización de servicios reproductivos que es el principal proveedor de procedimientos de interrupción del embarazo en el país, tuvo una imagen adelantada de cómo las mujeres pudieran buscar abortos fuera de sus estados este año cuando entró en vigor en Texas una ley que prohibió el aborto luego de seis semanas de gestación. Las clínicas en California reportaron un incremento en las pacientes provenientes de Texas.

Ahora los proveedores de servicios de aborto de California, le están pidiendo al estado que facilite la llegada de personas que buscan la ayuda.

El reporte recomienda fondos (incluyendo del gasto público) para apoyar a las personas que viajen para hacerse un aborto, como cubrir gastos de gasolina, alojamiento, transporte y cuidado infantil.

Pide a los legisladores reembolsar a los proveedores de servicios de aborto por los pacientes que no pueden pagar. Incluye a quienes viajen a California de otros estados y sus ingresos son tan bajos que calificarían para fondos estatales como Medicaid, si vivieran allí.

No está claro sobre cuántas personas llegarían a California en búsqueda de practicarse abortos si se prohíbe el Roe v. Wade.

Sin embargo, un reporte reciente del Instituto Guttmacher (un grupo de investigación que apoya el derecho al aborto), calcula que al menos 1.3 millones de mujeres conducirían a California para interrumpir sus embarazos.

El instituto predice que la mayoría de ellas llegarían de Arizona, estado que tiene una ley en los libros que prohibiría el aborto una vez que sea legal hacerlo.

“Eso desestabilizará definitivamente a la red proveedora de aborciones”, dijo Fabiola Carrión, directora interina para la salud sexual y reproductiva del programa nacional del ley de salud.

Por esta razón el informe pide a legisladores dar becas a estudiantes de medicina que se comprometen a ofrecer servicios de aborto en áreas rurales, para ayudarlos a pagar sus préstamos estudiantiles y asistirlos con sus primas mensuales de seguro de responsabilidad.

“Estamos buscando como construir capacidad y fuerza laboral”, dijo Jodi Hicks, directora ejecutiva de las afiliadas de Planned Parenthood de California. “Tomará hacer un equipo e inversión con el estado”, dijo.

Los detractores del aborto en California se están preparando para un posible incremento de pacientes de otros estados que busquen hacerse el procedimiento para disuadirlos.

Jonathan Keller, president y director ejecutivo del concejo de familia de California, mencionó que el estado cuenta con 160 centros de embarazo para convencer a las mujeres de no abortar.

Dijo que la mitad de esos centros son clínicas, el resto son espacios de consejería basados en la fe.

Muchos de esos centros están localizados cerca de las clínicas para abortos, con la intención de que las personas busquen información allí para no interrumpir el embarazo.

Keller dijo que están planeando incrementar su equipo de trabajo para ayudar a más personas.

“Incluso si no estamos ganando oportunidades en la lesgislatura, es una manera de recordar que estamos trabajando para cambiar el corazón y la mente. También estamos dando apoyo y recursos a las mujeres que tienen embarazos no deseados, ese trabajo siempre continuará”, agregó Keller.

El activista pro vida comentó: "En muchos sentidos, ese trabajo será aún más importante, tanto a la luz de la decisión de la Corte Suprema como a la luz de lo que sea que Sacramento decida como respuesta".

Las recomendaciones no son sólo fantasía liberal. Algunos de los políticos más prominentes de California ayudaron a escribirlas.

Entre ellos, Toni Atkins, demócrata de San Diego que lidera el senado estatal y asistió a múltiples reuniones.

Contáctanos