El “bombón” sanguinario: quién es el “Chupeta”